El Alto precio de los servicios públicos en el Quindío

El Alto precio de los servicios públicos en el Quindío

 

COMUNICADO DE PRENSA   0096 – ANTONIO  RESTREPO  SALAZAR


EL ALTO PRECIO DE LA PRIVATIZACIÓN DE LOS SERVICIOS PÚBLICOS EN EL QUINDÍO

 

El Congresista quindiano ANTONIO RESTREPO SALAZAR se pronunció sobre la difícil situación que está viviendo la empresa Multipropósito de Calarcá y que la semana anterior ocasionó la protesta de la ciudadanía del segundo municipio del departamento.

El Representante Restrepo Salazar analizó la situación y afirmo lo siguiente:

” Lo que está sucediendo en el municipio de Calarcá con la empresa Multiproposito, nos corrobora una vez más que las privatizaciones de las empresas de servicios públicos en el departamento, siguen siendo nefastas y los antecedentes anteriores también lo han sido para los intereses de la comunidad. En el tema de las privatizaciones solo salen beneficiados los particulares, con prestación de servicios onerosos y de dudosa calidad para la comunidad y las consecuencias que esto trae. Siempre he sido un enconado opositor de entregar los servicios a los particulares, por las consecuencias que hoy comienzan a salir a flote, como Representante creo que mi deber es elevar una protesta a está problemática y ofrecer mi mediación, intervención y ayuda para lograr beneficios diáfanos para los calarqueños y sus intereses”.

Según varios lideres comunitarios afirman que los calarqueños están a punto de perder el patrimonio público que está invertido en este organismo. Solo el 40% por ciento de las acciones de Multipropósito pertenecen a la Empresas Públicas de Calarcá EMCA y el otro 60 por ciento está en manos de un privado.
En está espinosa situación el gerente de EMCA, Luis Edwin Pérez, denunció ante la Fiscalía a uno de los accionistas y gerente suplente de Multipropósito, Jorge Aturo Sanabria, por el presunto delito de estafa sobre recursos públicos, ya que se habrían usado de manera indebida varias tarjetas de crédito del organismo, además de un fondo rotativo por 300 millones de pesos, el pago de hoteles y la compra de un vehículo que no ha sido devuelto.

Todo esto deja una amarga experiencia en los caminos erróneos que se han tomado para privatizar los servicios públicos en nuestra región, pensamientos ajenos a los de la comunidad en general.